Saltar al contenido

Perder el miedo al cPanel del Hosting de nuestro WordPress

8 enero, 2018
cpanel-hosting-wordpress

La mayoría de proveedores de hosting utilizan cPanel para organizar todo lo que hay dentro de un hosting. Dentro de un hosting tenemos nuestros dominios, tenemos los servicios que hayamos contratado, como por ejemplo, un hosting para WordPress o hosting para Prestashop.

Para gestionar todo esto necesitamos un panel que nos ayude a hacer diferentes cosas dentro de nuestro hosting, por ejemplo, redirecciones 301, creación de cuentas de correo o instaladores para instalar nuestras aplicaciones como WordPress. Este panel que se utiliza normalmente en los hosting es cPanel.

Las personas que se están iniciando en el mundo del SEO, de internet o de creación de páginas web, al principio tienen un poco de miedo de entrar en este panel y de “toquitearlo”. Lo que quiero es lanzar un mensaje precisamente para que se pierda ese miedo de trastear por cPanel.  ¿Por qué? Porque al final es una cosa por la que vamos a tener que pasar. Si nosotros estamos creando proyectos web y vamos a estar utilizando de manera constante este tipo de aplicaciones, como digo, al final vamos a tener que conocer cPanel, vamos a tener que conocer las diferentes funcionalidades que nos ofrece y saber todo lo que podemos hacer.

Quitarle el miedo a cPanel nos va a permitir que hagamos muchas cosas a través de cPanel y no a través de la instalación de plugins en WordPress. Precisamente es lo que hablábamos en el podcast anterior, ya que la instalación de muchos plugins es algo negativo.
Resulta que hay algunas funcionalidades que podemos hacer a través de cPanel y que nos puede evitar hacer instalaciones de plugins.

Así que por todo esto, hay que quitarle el miedo a cPanel, nos tenemos que atrever a entrar, a trastear y a toquitear las cosas. Si alguna vez nos da miedo porque no estamos seguros de dónde están las cosas o de qué puede pasar si toco algo, lo que digo siempre; Lo primero pregunta, abre un ticket a tu proveedor de hosting y segundo, siempre haz una copia de seguridad del documento que vayas a modificar.
Si seguimos al pie de la letra estas dos reglas no tenemos por qué tener nunca ningún problema.